Hoy quiero hablar sobre los asistentes virtuales, un aspecto de la tecnología que si bien es cierto lleva años entre nosotros todavía son un aspecto muy de nicho. Claro que en nuestros teléfonos todos tenemos uno, ya sea Siri u Ok Google que son los que vienen instalados por defecto, aunque podemos instalar otros como Alexa.

También está ya en los relojes… perdón «smartwaches» o los auriculares de última generación, ordenadores entre los cuales podemos incluir a Cortana pero ¿los utilizamos?

Yo puedo decir que no, alguna vez uso a Siri en el teléfono para pedirle una canción, poner un temporizador o similar; pero desde luego es algo casual. No tengo ninguna tarea que siempre la realice mediante ella. Y en el ordenador aún la utilizo menos, me resulta más rápido usar una combinación de teclas que ejecutar el asistente y solicitarle que haga algo por mí.

Pero como ya he mencionado en otros episodios ahora tenemos en casa altavoces Echo con Alexa… y ahí la cosa cambia mucho.

No dudo que influye el estar en la comodidad de tu hogar y eliminamos el factor «vergüenza» de la ecuación, pero ¿por qué con el teléfono no lo usamos? Estando en casa puedo usar Siri tanto en el teléfono, Mac o reloj ¿por qué nunca lo he hecho? Prefiero coger el teléfono, desbloquearlo y mirar en unos segundos lo que quiera.

Imagino que un dispositivo lo aprendemos a usar de una forma y no cambiamos el patrón, los altavoces Echo solo puedes usarlo mediante comandos de voz e imagino que eso hará que tengamos una percepción distinta con ellos y por lo tanto la forma natural para nosotros es así, invocando el asistente virtual. 

Cierto es que hay modelos con pantalla, pero están pensados más para un control general del resto de dispositivos que para usarlo de forma manual.

Y no se usa solo para pedir música, que es con la intención que yo lo compré; por la mañana le pedimos que nos haga un resumen de la última información, predicción meteorológica, como se pronuncia una palabra en otro idioma, información sobre series, películas… 

Lo bueno de este asistente y el tenerlo en casa es que no tienes problema en sentarte un rato a investigar qué cosas puedes preguntarle, qué programas puedes instalar y de esta forma generas una naturalidad a la hora de interactuar con ella que es lo que hace que exprimas al máximo este asistente.

Amazon ha sido muy inteligente con estos altavoces tan económicos; se compran como un juguete y cuando te das cuenta estás llenando las habitaciones de casa con ellos para poder usarlos en la cocina, comedor, dormitorios… Esta apuesta está enfocada de cara a futuro, imagino que en Amazon saben que de aquí a ¿diez años? Todas las casas querrán estar dogmatizadas y están asegurando su hueco en este campo.

Google también intentó meterse en esta lucha con sus altavoces, pero Amazon le ganó la partida sin despeinarse.

Al final no tenía muy claro como fue esto posible, tenía claro que OK Google como tal era mejor que Siri «excepto en la voz», y no imaginaba que Amazon pudiese competir contra Google en ese terreno, y en cierta parte no me equivocaba porque no ha competido contra ella, la ha barrido.

Este asistente tiene una voz muy natural, entiende muy bien lo que le pides, tiene muchos programas que mejoran la interacción con él, distintos tipos de dispositivos, adaptadores para convertir en inteligente cualquier altavoz que quieras usar… Desde luego no es un producto que sacaron para «ver que pasa» sino que fue una apuesta muy fuerte en este campo.

También es cierto que quiero ver como reaccionan el resto de empresas, Apple en particular lleva muchos años que parece dormida en este terreno. Fue la primera en lanzarse a la aventura con Siri pero se quedaron estancados y no se han visto avances.

Google enseguida adelantó a Apple pero nuevamente se quedo estancada y parece que es Amazon quien sigue tirando con fuerza del carro. A ver cuando tenemos alguna sorpresa por el resto de compañías; los más interesados en que luchen las compañías somos los usuarios que obtenemos mejores productos.

Además de ser el hogar donde más se usa estos dispositivos es donde más comodidades nos ofrecen, porque en el teléfono en la calle está claro que poco uso se les va a dar.

Gracias también a la reducción en costes de los productos para domotizar nuestra casa, IKEA por ejemplo tiene un amplio catálogo de ellos. 

Además este cambio se está experimentando en muy pocos años, está ocurriendo como en los primeros años de la aparición de los Smartphones, cada año que pasa surgen nuevos productos más baratos y con más funciones que los anteriores.

No os voy a mentir, no puedo imaginarme como será el piso al que se independice mi hija cuando abandone el nido.

Share This

Share This

Share this post with your friends!