Si queremos grabar un podcast algo imprescindible es un micrófono; hace no muchos años esto suponía un problema pero, por fortuna, a día de hoy no.

Estamos rodeados de micrófonos porque incluso con el propio teléfono podemos grabar un audio con una calidad más que suficiente para grabar un podcast.

Los auriculares que trae el teléfono también tienen micrófono, si nos compramos unos un poco mejores para escuchar música seguramente también tendrán unos de una mejor calidad…. Es decir, que a día de hoy desde luego la última excusa que podemos poner para grabar un podcasts es el tener un micrófono.

Pero si queremos tener una buena calidad eso ya es otro tema, hay muchas alternativas de todos los rangos de precio. Además ya hay una gran variedad que se conectan al puerto USB que son perfectos para comenzar.

Aunque a título personal yo prefiero los que disponen de conexión XLR, que requieren un equipamiento adicional, ya sea una mesa de mezclas o interface de audio.

Yo estuve dándole muchas vueltas respecto a qué sistema usar para conectar el micrófono XLR al ordenador y al final opté por la grabadora Zoom H6 porque es una navaja suiza con la que estoy encantado; pero de eso hablaremos otro día que hoy quería hablaros de micrófonos.

El primer micrófono que me compré fue uno que estaba muy de moda y, por desgracia, sigue estándolo: el Yeti.

Desconozco la fama y popularidad que tiene este micrófono, a lo mejor es porque queda bonito en cámara, pero no me gustó nada porque era demasiado sensible e introducía demasiados ruidos y sonidos en la grabación. Así que le hice un cambio a un amigo y así obtuve mi primer Shure SM58.

Desde el primer momento me fascinó este micrófono, tiene una calidad excepcional. No me extraña que sea un micrófono mítico y el rey indiscutible de actuaciones en vivo.

Unos años más tarde decidí adquirir un segundo micrófono, algo más versátil y adquirí el AT2100 un micrófono que permite conectarse tanto mediante conexión USB como XLR. Esto es muy cómodo porque permite conectarlo de forma sencilla al teléfono si queremos grabar en él algo rápido o sin tener que cargar con mucho equipo.

Con estos dos micrófonos he grabado muchos podcast y numerosas entrevistas. Sin embargo hace poco comencé a grabar en casa un podcast junto a mi hija y me di cuenta de un problema…. La diferencia de sensibilidad entre uno y otro y la cantidad de sonido que recoge de la otra persona.

Soy consciente de que suena raro, pero os lo explico. Yo tengo un micrófono para recoger mi voz, pero mi hija está a medio metro de mí y su voz entra en mi micrófono. Lo mismo le ocurre a ella, mi voz entra en su micrófono.

Esto es inevitable, por eso se graba cada micrófono en una pista distinta y se puede limpiar el audio para que quede perfecto.

Además como está sincronizado sería un problema menor porque el audio de mi pista tiene más volumen y lo tapa…. 

El único problema que podemos tener es que una de las pistas esté un poco desfasada y genere un efecto «eco» que pese a ser leve resulta molesto.

Este problema está acentuado porque los micrófonos dinámicos tienen mucha sensibilidad pero poca ganancia…. Si, sé que suena muy raro.

Para que os hagáis una idea mi grabadora Zoom H6 tiene diez niveles de ganancia para que mi voz se capte a un nivel decente debo ponerla al 7 y lo ideal sería ponerlo al 8. Pero yo grabo en mi casa, no en un estudio por lo tanto además de recoger sonidos de la calle, vecinos, de mi propia casa…. Al tener tan elevada la ganancia se recoge también «ruido blanco».

La solución es utilizar un preamplificador, un dispositivo que se conecta al propio micrófono y que, resumiéndolo, nos permite grabar con mayor volumen de voz reduciendo mucho la ganancia que debemos dar a nuestra mesa de mezclas o interface de audio.

Esto lo comprenderéis mejor si escucháis el podcast que acompaña esta entrada. En este audio grabo con los tres micrófonos que tengo: Shure SM58, AT2100 y Shure SM58 CL.

Realizo una grabación con la ganancia al 7 sin usar preamplificador y al 4 usando preamplificador. De esta forma podéis ver la diferencia entre uno y otro y juzgar por vosotros mismos si merece la pena su utilización.

Share This

Share This

Share this post with your friends!