Si debo decir cuales son mis grandes pasiones no tengo ninguna duda: la historia y la lectura.

Quizá alguno se sorprenda, pero no, el podcasting para mí es un añadido, una vía de escape que de forma sencilla, me facilita el matar el gusanillo.

Lo que a mí me encantaría es escribir novelas, pero no os voy a mentir, grabar podcast me encanta. Sobre todo porque es multidisciplinar y permite darle un nuevo grado de proximidad que no puede lograrse con la simple lectura.

No, tampoco voy a decir que sea mejor que leer una novela, son cosas distintas.

Por lo tanto me propuse el unir mis aficiones: historia, escritura y podcasting.

Hasta ahí sin problemas ¿verdad? Sabia el tema central de lo que quería contar, sabía que quería crear unos personajes mediante los cuales transcurriesen todas las tramas… Y ahí me estampé contra la pared.

Por muy claras que pensemos que tenemos las cosas todavía nos falta todo el duro trabajo, porque solo tenemos la idea y, lo siento mucho, pero una idea sin desarrollar no nos sirve de nada.

Leía un libro tras otro, tomaba notas, años, hechos históricos, imaginaba como plasmaría esa escena o suceso en mi relato. Tengo decenas de notas creadas pero ¿sabéis que no tengo? La unión entre todas ellas.

Lo único que estoy haciendo es irme mas atrás en el tiempo. Como suele ser habitual una época viene marcada por lo que sucedió en la anterior y hechos que ocurren en un año concreto y marcan una época entera la chispa que lo ocasionó sucedió décadas o incluso cientos de años antes.

Por ese motivo yo estoy tan confuso y, pese a que tomé la decisión de realizar este podcast hará tres o cuatro meses, todavía no se como comenzarlo.

Mi idea inicial no es que haya quedado inservible, pero desde luego no puede ser el centro unificador, sino una pieza más del puzzle.

Puedo deciros sin ningún rubor que no tengo ni idea de lo que voy a hacer, o mejor dicho como lo voy a hacer. Lo que si os puedo decir es que no pienso rendirme y sigo trabajando en ello.

No paro de leer libros, tomar notas, inventar personajes y crearles relatos cortos de presentación a cada uno de ellos… Con esto lo que hago es no darme por vencido y avanzar, aunque sea a través de dar vueltas y más vueltas. 

Lo único que no puede hacerse es estarse quieto, rascándose el ombligo y esperar que la inspiración venga a nosotros por inspiración divina y creemos así una obra de arte.

La inspiración viene, pero debes estar trabajando para que te sirva de algo, porque si viene y estás jugando a la videoconsola podéis creerme si os digo que para cuando terminéis la partidita ya se habrá marchado, y no volverá.

Reconozco que no os estoy contando mucho en este episodio, pero si os puedo decir que cuando logre salvar ese obstáculo que es darle unión a diversas épocas y lugares del mundo de una forma no ya lógica, sino además sencilla de seguir, seréis los segundos en estar al corriente de ello.

Y a partir de ahí ya iremos hablando sobre como organizar, planificar, guionizar, buscar música para ambientar cada cosa….

  • Como veis, aunque supere ese bache, no se puede cantar victoria aún queda mucho trabajo por delante.

Mientras tanto iremos hablando de micrófonos, grabadoras, cables, software, realización de directos… Porque aunque ahora esté atascado en un proyecto, soy una persona inquieta que siempre anda metido en infinidad de proyectos. 

Y eso que ahora elijo muy bien mis batallas y solo tengo un podcast principal en activo y estoy intentando sacar el segundo.

Share This

Share This

Share this post with your friends!