La historia debe ser recordada, solo gracias a ella podemos entender determinados movimientos en la sociedad y cambios en la política; es muy importante y por eso mucha gente intenta modificarla y acomodarla a sus intereses.

Por regla general solo se recuerdan las grandes hazañas que decidieron el curso de importantes guerras, pero la historia está construida sobre los hombres de la gente corriente, pequeños actos que, como ladrillos, permitieron que se construyesen esos grandes imperios y son los grandes olvidados.

Además es muy difícil encontrar datos sobre esos pequeños acontecimientos, son los grandes olvidados y no solo de la historia, sino que las propias personas que lo conocen no suelen darle ninguna importancia ni quieren rememorarlo.

Afortunadamente hay personas que sí saben la importancia que tienen y dedican innumerables horas de trabajo e investigación para que no queden olvidadas, para que quede constancia documentada sobre lo que ocurrió y que otros no puedan cambiar la historia a su gusto.

Ese es el caso de Luis Antonio Palacio, un historiador Aragonés que se ha especializado en sucesos poco conocidos; acontecimientos que tuvieron gran relevancia pero que por no tener el «glamour» suficiente no han sido investigados ni se les ha dado visibilidad en los libros de historia.

Hoy hablamos de cientos de personas que por la miseria que había en España, la escasez de trabajo y ver como la familia se moría de hambre decidieron irse a trabajar a un país en guerra, un país que estaba siendo bombardeado de forma incesante porque esa alternativa era mejor que quedarse en su tierra natal junto a los suyos.

Esas personas han sido olvidadas, personas que se fueron para poder enviar dinero a su familia, para intentar buscar como mejorar una situación a la que no veían solución. Saltar de la sartén para caer en las brasas como dice el refrán.

Y son estas personas desesperadas, estos valientes que se sacrificaron para poder enviar dinero a sus familias los auténticos héroes olvidados y hoy vamos a hablar de ellos.

Conoceremos las condiciones, ventajas, situación antes y después de su viaje y como incluso viendo que al final era un billete casi seguro hacia la muerte preferían jugársela ahí, que quedarse en su tierra natal.

Yo soy Daniel Sanz y esto es el podcast de Charletas, comencemos.

Share This

Share This

Share this post with your friends!