No puedo recordar cuantas veces he escuchado que «la industria» está buscando un conector universal para simplificar el lío de cables que tienen los usuarios finales en sus casas.

Por regla general en la industria además siempre suele haber un par de compañías empeñadas en que su formato sea el estándar.

Sony con Betamax contra el VHS, los CD contra los miniDisc de Sony nuevamente, los BluRay de Sony contra el HDDVD… una guerra que ganó Sony y la que menos impacto ha tenido.

En los cables ocurrió algo similar, Apple lanzó el sistema FireWire para transmisión rápida de datos que, al final, quedó relegada a videocámaras.

Los intereses económicos de las empresas siempre han primado sobre la comodidad de los usuarios y los royalties que deben pagar los fabricantes para poder implementar un conector u otro inclina la balanza como es lógico.

Con los teléfonos móviles la cosa ya es de risa porque, además, en una casa suele haber uno por cada habitante de la misma y no es difícil que cada uno tenga un conector distinto.

Yo soy una persona muy tiquismiquis con ese aspecto y siempre he buscado el minimalismo en ese aspecto… Y he fracasado en ello estrepitosamente.

En primer lugar compré uno de esos «organizadores», una base con apoyo para cuatro dispositivos y cuatro conectores USB. De esta forma solo colocabas ahí los cables y los dispositivos estaban bien colocados eliminando el enchufe de cada uno de ellos.

Pese a ahorrar bastante era un follón de cables y en la mesilla de noche quedaba horroroso.

Ahora que tengo un iPhone 11 y mi mujer el X me surgió la posibilidad de eliminar esa cosa tan horrenda del dormitorio y llevarlo al cuarto del ordenador dejando en la mesilla de noche una base de carga Qi mucho más estética y ahí podemos cargar mi mujer y yo los teléfonos por la noche eliminando todos los cables… Pero eso es medio problema.

Hagamos un recuento de las cosas que tengo que cargar en mi casa y los conectores que tienen eliminando de la ecuación el mío y el de mi mujer.

– iPhone de mi hija con conector Lightning

– iPad conector lightning

– Mi Apple Watch cargador específico de Apple que no se puede cargar en la base Qi

– El Amazfit GTS de mi mujer con cargador específico

– Xiaomi Mi Band 4 de mi hija con cargador específico

– Kindle de mi mujer con MicroUSB

– Gimball con USB C

Estos son las cosas de uso cotidiano, no tengamos en cuenta las baterías para los focos led, la batería de la Réflex, powerbank ni similares…

Son siete dispositivos con seis conectores distintos ¿eso es simplificar las cosas? Y ojo, que a fin de cuentas los iPhone y el iPad tienen el mismo conector… De momento, porque Apple en el iPad Pro ya implemento el USB C y no olvidemos que los iPhone originales venían con el conector de 30 pines.

Se supone que el USB C va a ser el conector definitivo… digamos definitivo a que durará bastantes años, no se entre cinco y diez a lo mejor.

A fin de cuentas Apple metió mucho dinero en su desarrollo y lo entregó al grupo de implementación de este estándar formado por las principales compañías del sector para que se convirtiera en un estándar.

Esto no lo hizo Apple porque sea un alma caritativa, sino porque aprendió el auténtico problema de que existiera tanta variedad de conectores y además lo aprendió de la peor forma posible; viendo como sus maravillosos y caros productos quedaban relegados a un rincón, olvidados.

Tener un conector muy bueno, como podía ser el FireWire no sirve de nada si luego no puedes conectar nada en él. Utilizar determinados conectores requiere que se le pague un importe al desarrollador, por eso se crean fundaciones como la del USB, para que no se deba pagar nada o una cantidad ínfima por implementarlo en tus productos.

Apple quería un buen conector, rápido y seguro que ofreciese gran versatilidad a sus máquinas. Lo diseñó, metió mucho dinero en la fundación y empezó a utilizarlo.

Apple ya lo integró de forma arriesgada en su MacBook del 2015, cuando bien poco se sabía de este conector y ahora, afortunadamente, hay infinidad de dispositivos con ese conector.

Eliminando todos los conectores de su MacBook y liberando este conector logró que otras empresas creasen HUB que permiten conectar infinidad de dispositivos distintos, con diversos conectores a sus equipos. Todos ganan.

Desde luego el USB C es la salvación para el usuario final, los móviles, tabletas, ordenadores, discos duros, pinchos usb, monitores… Todos lo pueden utilizar y nosotros con llevar un solo cargador ya podríamos cargar todos los dispositivos… o la mayoría mejor dicho.

Y ahora viene mi gran temor ¿cuál será el conector que querrá desbancar a éste? Yo espero que tarde mucho en surgir y nos dejen unos años de tranquilidad porque estoy hasta las narices de tener que llevar un estuche con cables cuando salimos de vacaciones.

Share This

Share This

Share this post with your friends!