Que padres e hijos no se pongan de acuerdo en como invierten su tiempo libre y lo provechoso que puede llegar a ser es una batalla eterna.

Además los tiempos cambian y, en los últimos años, ha sido un cambio extremo enfocado sobre todo hacia una parte tecnológica que muchos padres no ya solo no pueden seguir; sino que los medios de comunicación tampoco los comprenden y solo lanzan mensajes de miedo hacia los problemas que pueden ocasionar.

Por supuesto que se pueden perder muchas horas con estos dispositivos… pero eso ocurre tanto a padres como a hijos; la única diferencia es el programa que se esté ejecutando en cada caso. Sin embargo no se mencionan los beneficios que esto puede aportar. Y si se menciona se queda solo en eso, un comentario, un estudio…. pero no se lleva a la práctica para poner sobre el papel casos prácticos.

Y de eso trata la entrevista de hoy porque la Casa de la Juventud Delicias de Zaragoza propuso la creación de una academia de eSports y tuvo un apoyo total tanto por parte de los chavales (que era lo esperado) pero también por parte de los padres.

Es el primer proyecto que se realiza de esta magnitud en España, y de estas características financiado por el ayuntamiento no se si habrá alguno más todo sea dicho de paso.

Es un proyecto muy interesante porque enseña a los jóvenes la diferencia entre jugar y ser un jugador profesional. El esfuerzo que requiere, la preparación sicológica para aprender de los propios errores, la importancia de centrarse en lo que se está haciendo, trabajar en equipo y sobre todo compaginarlo con los estudios; porque uno de los requisitos para permanecer dentro del equipo es tener un buen rendimiento académico.

El nivel con el que se ha preparado el proyecto es increíble porque se ha enfocado desde un nivel muy profesional. Cuentan con entrenadores para analizar las jugadas, encontrar los puntos débiles de los jugadores y enseñarles como analizar los equipos a los que deben enfrentarse y saber como prepara los entrenamientos.

Pero sobre todo me ha gustado la parte de incluir sicólogos en el equipo que es algo fundamental y que suele pasar desapercibido. Alguien puede ser muy bueno, pero bajo la presión de una competición se desploma, o cuando lleva una racha de derrotas se deprime y no puede levantar cabeza… Y sobre todo el trabajo en equipo, el ayudar a los compañeros en lugar de insultarles, buscar como compenetrarse para que el equipo se fortalezca.

En definitiva una iniciativa muy interesante.

Share This

Share This

Share this post with your friends!