Hay una cosa que me fascina y es como nuevos hábitos afectan a nuestro idioma, el hecho de que el nombre de marcas se conviertan en palabras de uso común para referirse a un concepto. Ejemplos clásicos son: Danone o Chupa Chups, esto tiene un nombre y es el de Metonimia.

Hay infinidad de casos en los que esto ha ocurrido y no es el tema del que quiero hablar hoy, pero si está relacionado: los Selfies.

Podría hablar de que ya existe una palabra para definir este tipo de fotografías, retrato, pero tampoco quiero hablar de eso aunque está relacionado. 

El otro día escuché una frase que me congeló en el sitio; de hecho no puedo reproducir esa frase sin añadir un trozo de la conversación por miedo a que no comprendáis en toda su magnificencia el hecho.

Caminaba por la calle y cerca de mí había un grupo de adolescentes, calculo que rondarían los quince o dieciséis años, y mi sentido arácnido captó un fragmento de conversación que me puso en alerta. Más o menos era algo así:

– Pero, ¿dónde vamos?

– A un fotógrafo, ya os lo he dicho

– Pero tío, si con mi móvil te hago unas fotos buenísimas, las que quieras.

– Ya hombre, pero que necesito de estas tipo selfie chiquitinas que imprimen los fotógrafos….

No sé como continuó la conversación porque mi impresión fue tal que dejé incluso de caminar.

Ojo que tiene retranca la cosa eh, teníamos las «fotos tamaño carnet» y todos sabíamos a lo que nos referíamos: se utilizaban para los DNI, permisos de conducir, pasaporte… Mayormente eran documentos oficiales, aunque también para otras cosas como academias, colegios…

Pero las nuevas generaciones ya no conocen ese concepto. Si vas a renovar el DNI o darte de alta en algún sitio, por regla general suelen hacerte la foto en el acto con una webcam; de lo cual me alegro enormemente por cierto.

Por lo que, parece ser, esa expresión ya no tiene ningún sentido para ellos y buscan sus nuevas expresiones. Una foto tipo carnet era un retrato de un tamaño oficial, los fotógrafos tienen esas medidas y una máquina para cortarlas específicas.

Incluso existían por la calle máquinas destinadas a tal propósito, los «fotomatones» cabinas que te hacían fotos de ese tamaño y que hace años desaparecieron. Imagino que esos chavales nunca habrán visto ya una de esas.

Por lo tanto nos encontramos con diversos factores. El primero es que la demanda de ese tipo de fotografías casi ha desaparecido, lo cual ha originado que la expresión «foto tipo carnet» haya pasado al desuso y que desaparezcan de la circulación esas máquinas tan famosas a las cuales tan solo darían uso seguramente algún grupo de borrachos yendo de fiesta.

Por lo tanto buscan una nueva expresión cuando deben explicar lo que necesitan a sus amigos. Por alguna extraña razón que no alcanzo a imaginar ese chaval necesitaba fotos de ese tamaño.

Una tarde que ha quedado con sus amigos decide realizarlas y cuando uno de sus amigos le pregunta para que narices necesita ir a un fotógrafo «tema del que ya hablaré otro día» la mejor forma que se le ocurre para describirlo es decir que necesita «un selfie chiquitín».

Que queréis que os diga, me parece maravilloso… aterrador sí, pero maravilloso.


Share This

Share This

Share this post with your friends!