He realizado un par de encuestas en Twitter sobre los podcast, se que no es el mejor lugar para realizarlo porque las opciones son muy escuetas y no puede especificarse bien lo que representa cada una de ellas; pero para hacerse una idea ya vale.

La primera encuesta era para ver que buscaba la gente en un primer lugar: entretenimiento, aprender, por tener algo de fondo mientras se hace otra cosa…

El resultado demuestra, por lo menos es la impresión que tengo yo, que mis seguidores son de la vieja escuela porque gano el resultado de escucharlo con el fin de «aprender» algo.

Aquí habría que realizar un inciso porque el concepto de aprender es muy vago: puede englobar desde podcast técnicas de materias concretas hasta el mero hecho de «estar informado». Pero dejemos eso de lado y quedémonos con el hecho de que son podcast informativos.

La segunda encuesta era sobre que privaba la gente a la hora de escuchar un podcast: contenido de calidad, que fuese entretenido o dinámico, que el locutor tuviese una buena dicción, buena edición del podcast…

Y aquí debo reconocer que aquí si me sorprendió el resultado porque el «contenido de calidad» no es que ganase por goleada sino que nadie votó por el locutor ni por la edición.

Y aquí es donde comienza el episodio de hoy ¿de verdad valoramos tanto el contenido? Pensado en frio creo que todos diríamos que sí, pero yo me he encontrado con podcast con una calidad de contenido muy buena pero que el locutor era tan malo que me resultaba imposible escucharlo, me ponía nervioso.

También me ha pasado que la calidad del audio es tan mala, o hay ruidos de fondo, las frases están llenas de muletillas, se pisan unos a otros hablando…. Que termino poniéndome nervioso y no puedo escucharlo.

Otros podcast, sin embargo, pese a que su contenido tampoco sea ninguna joya son tan amenos hablando, o están muy bien compenetrados que me da igual de que hablen… cierto es que esto ocurre en muy contadas ocasiones.

Esto viene a colación por algo que se ha puesto muy de moda y que yo incluso en su día también estuve probando. Los podcast que publican a diario o varios episodios a la semana.

Este tipo de contenido genera mucho mas tráfico, no se si será porque duran pocos minutos, porque se genera un hábito de escucharlo siempre en el mismo momento… Y muchos podcast se están enfocando en ese sentido. 

Y funcionan muy bien, se ganan suscriptores muy rápido, aumentan las descargas… Y si se buscan patrocinadores como se enseñan las estadísticas de descargas mensuales pues están muy infladas, como es lógico.

Pero esto choca de frente contra el hecho de que la gente vote en masa que lo que prefieren es la «calidad del contenido» porque es imposible generar contenido de calidad a diario.

Es virtualmente imposible tener algo interesante o bien preparado publicando un episodio cada día. Bueno, salvo que sea tu trabajo claro está. Si dedicas tres o cuatro horas diarias a preparar un tema si es posible hacerlo, pero muy pocos casos habrá que puedan permitirse hacer eso.

Personalmente creo que, pese a los resultados de las estadísticas, la gente lo principal que busca es entretenerse al escuchar un podcast. Por supuesto de una temática que les resulte interesante o despierte curiosidad, digamos un «por estar al día» pero el factor fundamental es el entretenimiento.

Entiendo que nadie haya votado que es importante que el presentador locute bien o tenga una buena edición, quizá porque una buena edición, si es buena de verdad, no se nota que esté editado. Pero puedo poner la mano en el fuego a que por muy interesante que sea el contenido si el locutor es un muermo y tiene una mala calidad de sonido no lo iba a escuchar nadie.

Share This

Share This

Share this post with your friends!