Llevo muchos meses atascado, pero atascado de una forma que nunca antes había sufrido.

Es común no saber lo que uno quiere hacer, de hecho es lo más habitual. Sin embargo yo tenía muy claros los proyectos en los que me debía embarcar, incluso tenía el nombre algo que en mí os aseguro que es inédito.

Comencé a leer un libro sobre el tema para documentarme y a tomar notas, referencias, citas que me parecían interesantes para empezar a preparar el podcast.

Sin embargo ese libro me condujo a otros tres que debía leer, y seguí tomando notas, citas… Pero esos tres me condujeron a otros cuatro libros que debía leer y, además, desmontaron toda la organización y planteamiento que tenía para el proyecto.

Al final, en unos cinco meses habré leído unos quince libros no solo sobre este tema, sino sobre temas relacionados y, lo más importante, sobre en que se basa.

Ésto me bloqueo, es mucha información, muy variada, con infinidad de referencias bibliográficas, unos se contradicen a otros… Y me bloquee.

Este proyecto me apasiona, es un tema que desde pequeño me ha fascinado y siempre he estado informándome sobre él. Por lo amplio que es aún me queda mucho por leer, comprender y asimilar.

Y el problema es que una cosa es que nosotros creamos que la comprendamos y otra muy distinta el saber explicársela de forma sencilla a otras personas.

Además también corro el riesgo de que la gente no comprenda lo que quiero hacer con este tema; pero por desgracia eso es algo que a día de hoy incluso sucede con solo poner «Buenos días» en twitter.

Este bloqueo me estaba mortificando y, al final, simplemente decidí comenzar a escribir.

Nada con sentido, tan solo las anotaciones que había tomado empezar a pasarlas a limpio, añadir los comentarios sobre a qué hacen referencia y de qué libro las tomé que me inspiraron esas escasas palabras….

Al final tengo un buen montón de anotaciones y el leerlas todas juntas, con las ideas que me aportaron en un primer momento me da otras ideas que añado y vuelvo a releer esas partes.

No es una solución total, pero me ayuda, avanzo, voy poniendo en orden mis pensamientos y, sobre todo, no estoy bloqueado ni deprimido por estarlo.

Además, de forma paralela, no he estado sin hacer nada, en absoluto. He trabajado mucho en el podcast sobre cine que estoy grabando junto a mi hija «Charlemos de cine».

Gracias a ella he grabado mucho estos meses, he aprendido a analizar mejor las escenas y diálogos, he seguido entrevistando a gente muy interesante y, en especial, he optimizado de forma increíble mi sistema de grabación.

He aprendido a hacer streaming, a emitir en directo y grabar todo de forma simultánea y, sobre todo, a que el audio se grabe de forma independiente y cada fuente de audio por un canal distinto. Ésto es imprescindible para luego poder editar ese audio y lanzar un podcast con él.

Así que en este podcast eso es lo que voy a hacer, os iré contando cómo avanza mi proyecto, qué he aprendido y cómo voy cambiando mi metodología, qué cosas incorporo y cuales rechazo porque no terminan de convencerme.

Espero que os resulte interesante.

Share This

Share This

Share this post with your friends!