Hoy me apetece hablar de series y os advierto que en las próximas semanas voy a tratar bastante este tema, la culpa es de AppleTV+. Debo reconocer que no esperaba nada en absoluto de esta plataforma pero me ha sorprendido mucho la calidad de sus series y, sobre todo, la frescura que aportan porque cada una es de un género distinto y todas ellas muy buenas.

Para comenzar quiero elegir la serie: Servant, de la cual no había oido nada y tras leerme la sinopsis en la propia plataforma me dije algo similar a… «pero de qué narices va esto». 

Imagen serie Servant

Como resulta obvio terminé viéndola, más por no encontrar nada mejor que ver que por auténticas ganas.

Voy a hacer primero un pequeño resumen y no os preocupéis que no voy a destripar nada del argumento: Un matrimonio sufre un terrible shock tras fallecer su hijo de unas pocas semanas. La mujer sufre una crisis nerviosa y su cerebro es incapaz de reconocer tan funesto suceso. Una sicóloga les recomienda utilizar un muñeco como sustituto hasta que ella se de cuenta de que no es real y recuerde lo que sucedió. 

Como deben seguir haciendo vida normal la mujer debe regresar al trabajo y decide contratar a una niñera y, al segundo día de su llegada, el muñeco se convierte en el hijo fallecido.

Como veis la descripción es llamativa, promete misterio y una historia extraña; pero por experiencia sé que una historia así suele estar muy bien durante un par de episodios y luego comienza a hacer aguas por todas partes.

Pero éste no es el caso y es gracias a que se centran en lo importante: los personajes y la historia.

Todo transcurre en una única ubicación, la casa y cuatro personajes: la madre y el padre del niño fallecido, el hermano de la madre y la niñera que contratan.

Como hilo conductor tenemos un secreto:  cómo falleció el niño, y se genera una tensión en torno a ese aspecto que nos atrapa y deseamos ver el próximo episodio.

Recordemos que la madre ha borrado ese recuerdo, por lo que los únicos que lo saben son «el padre del niño y su cuñado» y no quieren hablar de ese tema. La niñera, como es lógico, sabe que el niño falleció porque le encargaron cuidar a un muñeco pero desconoce el motivo y nota que fue en extrañas condiciones y quiere saberlo.

Por otro lado tenemos el misterio de la niñera ¿de dónde ha sacado al bebé que está cuidando ahora? Además en los primeros episodios vemos que a los que se portan mal con ella le suceden «cosas raras». De hecho el cuñado incluso contrata un detective privado y descubre que, supuestamente, falleció hace unos años.

Esa es la parte paranormal de la serie y, en un primer momento, todo parecía indicar que la serie iba a girar en torno a esto, de ahí mi reticencia a verla. Pero no es así en absoluto… y como veis tiene material para centrarse en ese aspecto.

Y ahí radica la genialidad de esta serie en que la trama está tan bien elaborada y definidos los personajes que logran mantener el suspense desviando poco a poco nuestra atención de esos hechos tan asombrosos y trascendentales hacia la vida cotidiana de unas personas «normales» sin que nos demos cuenta de ello.

Incluso os puedo asegurar que llega un punto en que nos da exactamente igual saber porque el niño volvió a la vida ¿increíble verdad?

Hay muchos aspectos en los que se puede centrar una historia con una base tan llamativa. Por regla general se centraría todo en el aspecto místico y sucedería lo que me preocupaba a mí en un primer momento: terminaría cansado y la historia no tendría ningún sentido… Como sucede con la actual Castle Rock o lo que terminó ocurriendo en la famosa Lost.

Sin embargo aquí se sigue un camino más «normal». La investigación por descubrir quién es en realidad esta misteriosa niñera se ve interrumpida por la vida real porque, como es lógico, hubo gente que se enteró de la muerte del bebé… y consta como fallecido oficialmente.

Hay un hecho detonante, que es con el que comienza la serie. La madre es una conocida reportera de televisión y debe regresar al trabajo y esto desencadena una serie de acontecimientos públicos.

Entre ellos, como es natural, que la mujer hable a todo el mundo de su bebé, enseñe fotos, quiera llevarlo para que sus amigas lo vean… y esa es gente que no se enteró del fallecimiento.

Por otra parte tenemos a personas que sí lo saben, como la sicóloga que les recomendó utilizar un muñeco que, como es natural, quiere saber que tal va el proceso de recuperación de memoria y asimilación de su pérdida.

Y la familia, que se preocupan por el estado sicológico de la madre y hacen preguntas… 

Es una serie que brilla por sí misma y una muestra de como se logra captar y mantener la atención del espectador.

Vivimos en una época en la que se buscan artificios, efectos especiales y giros continuos de la trama para mantener la atención. Aquí no, narran un día a día bastante normal y lógico. Por supuesto aderezado con unos hechos asombrosos, pero tan solo se utilizan como base para contarnos una gran historia.

Los personajes están muy bien desarrollados. Conocemos a cada uno de ellos; como piensa, que lo motiva e incluso como habla. Cuando sucede algo somos capaces de preveer como va a reaccionar y como va a plantear una solución y eso es gracias a un magnífico trabajo.

Para mí, sin lugar a dudas es una de las mejores series que he visto y que recomiendo a todos. Además tiene el añadido de ser una auténtica serie de misterio, consigue mantenerte en tensión sin que ocurra nada escabroso. No tienes miedo de que aparezca un loco con un cuchillo detrás de una puerta o un asesino entre por la noche, no es de ese estilo. 

Pero os garantizo que vais a estar en tensión cada minuto.

Share This

Share This

Share this post with your friends!