Cuando se tiene pasión por una afición pueden surgir cosas maravillosas. Un grupo de personas se reúnen porque comparten un hobby y quieren buscar retos que les impulsen a aprender y superarse. Si esto lo aderezamos con ganas de enseñar y que el resto de personas puedan iniciarse en ese mundo de una forma amigable y divertida nos encontramos con proyectos como  «The Ifs».

Cuatro aficionados a la robótica y electrónica decidieron crear unos adorables robots para que niños, a partir de tres años, se inicien en este apasionante mundo y puedan comprender los aspectos más básicos «como son los condicionantes» mientras juegan con sus padres o incluso ellos solos cuando sean un poco mayores.

Hay una gran oferta de juegos orientados a enseñar robótica o programación para niños, pero ninguno para una edad tan temprana. Por ello debe ser lo más simple posible y nos encontramos con unas figuras graciosas con forma de cubo, un funcionamiento sencillo basado en unas fichas que se sujetan en la cabeza mediante imanes y fichas con dibujos simples y graciosos que muestran la acción que realizan.

Simpleza, sencillez e intuitivo, esas son las bases sobre las que se asienta un proyecto nacido con el único objetivo de ayudar a quienes quieran aprender.

Estos proyectos son inalcanzables para el ciudadano de a pie, pero por fortuna a día de hoy existen plataformas como KickStarter donde se pueden presentar estos proyectos. Son plataformas pensadas para que la gente pueda enseñar su proyecto, explicarlo e indicar el dinero que necesita recaudar y cual sería el precio para el usuario final. De este modo si hay suficientes personas interesadas en adquirirlo se recauda el dinero suficiente para fabricarlo y distribuirlo; una especie de precompra. 

De esta pasión, proyecto y plataforma es de lo que vamos a hablar hoy.

Share This

Share This

Share this post with your friends!